Una trágica historia para explicar qué es el riesgo | Acacia Inversión
22087
post-template-default,single,single-post,postid-22087,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Una trágica historia para explicar qué es el riesgo

Una trágica historia para explicar qué es el riesgo

¿Qué es exactamente el riesgo? Este es un concepto clave en la gestión de las inversiones, particularmente en la forma de gestionar de Acacia. Algunos definen riesgo como volatilidad, otros como la indeseada posibilidad de sufrir una pérdida permanente del capital.

Pero cualquier definición puede resultar insuficiente para entender real y profundamente la naturaleza del riesgo y sus posibles consecuencias. En este sentido, el uso de historias personales puede ser de gran utilidad. Morgan Housel, de Collaborative Fund, es un gran divulgador de las finanzas y sus artículos frecuentemente hacen uso de estas historias para ilustrar conceptos y mensajes que de otra manera son difíciles de transmitir.

En la ocasión que nos ocupa en esta recomendación de lectura, The Three Sides of Risk, Morgan aborda las tres caras del riesgo a través de una trágica historia de su juventud en la que perdió a dos de sus mejores amigos. Él también podría haber fallecido, pero el destino quiso que no fuera así. El autor narra con detalle el contexto del suceso, un accidente provocado por una avalancha de nieve mientras esquiaban por una zona salvaje y en unas condiciones peligrosas. No eran ni mucho menos unos novatos con los esquís, llevaban años entrenando a tiempo completo. Pero no fueron conscientes o no midieron bien los riesgos que implicaban sus acciones.

riesgo

¿Qué podemos extraer de esta trágica historia que resulte de utilidad para la inversión? El autor destaca que le hizo ver las tres caras que tiene el riesgo:

  • Las probabilidades de verse golpeado por un suceso.
  • Las consecuencias promedio de ese suceso.
  • Las consecuencias extremas de ese suceso.


Por muy improbable que sea un suceso (por ejemplo, la implosión del sistema financiero en 2008 o una pandemia global como la que padecemos actualmente), sus consecuencias pueden ser devastadoras
. Esta tercera cara del riesgo es la que, según Morgan, es más difícil de aprender. De hecho, afirma que con frecuencia solo se aprende a través de la experiencia, de ahí que el uso de historias personales pueda ser útil.

Es en parte por esto por lo que uno de los principios básicos de nuestra filosofía de inversión es que «prevenimos, no predecimos». Esto nos lleva a perseguir lo que llamamos la diversificación total, por geografía, tipo de activos, factores, coberturas, divisa, etc. como forma de gestionar la incertidumbre, lo que sabemos que desconocemos pero también lo que no sabemos que desconocemos (esos sucesos de muy baja probabilidad pero con un impacto muy alto). Esta forma de gestionar puede verse plasmada en cómo hemos gestionado las carteras durante la primera parte de este convulso 2020.

Puede leer el artículo completo en inglés sobre las tres caras del riesgo aquí.

Acacia publicaciones


[related_post themes="flat" id="22087"]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,ACEPTAR

Aviso de cookies