"Trumpezionante" | Acacia Inversión
17249
post-template-default,single,single-post,postid-17249,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

«Trumpezionante»

«Trumpezionante»

No sé qué puede pensar Jesulín de Ubrique sobre los acontecimientos que están ocurriendo pero yo debo confesar que estoy alucinado. Llevo estos últimos días intentando formarme una opinión sobre Donald Trump como Presidente de los EE. UU. y tengo que reconocer que me está costando un montón. Mi primera impresión es que parece un personaje sacado de un cómic de Marvel con tintes totalitaristas. Pero debo estar equivocado porque el mercado lo percibe de otra manera, al menos por el momento.

Es cierto que se trata de un empresario de éxito que, además, podría lograr rodearse de otros empresarios de éxito como Michael Bloomberg, algo que podría devolver el potencial de crecimiento de la economía americana y, en consecuencia, de la economía mundial, a los niveles previos a la crisis “sub prime”. Pero creo que el mercado está centrándose únicamente en los aspectos positivos de las políticas que pretende poner en marcha (ya veremos si es capaz de implantarlas todas).

La bajada de impuestos que pretende implantar (fuerte generación de caja libre) y que es el verdadero motivo por el que las bolsas USA han desplegado un impresionante rally desde que saliera elegido, favorece principalmente a las compañías pequeñas (Russell 2000), ya que las compañías grandes (S&P500) generan alrededor de un 60% de sus ingresos fuera de los EEUU. ¿Pero, esta generación de caja adicional, si es que al final se bajan los impuestos en la cuantía prometida, va a conseguir, tal y como descuenta el mercado, que el PER del Russell pase del 46,7 actual al 24,45 en diciembre de 2017? ¡Estamos hablando de casi doblar el beneficio en el plazo de 1 año! Como no lo consiga, sufrirá una caída de escándalo.

Otro de los riesgos que el mercado está dejando de lado, es el impacto de las políticas de inversión que Trump quiere implantar. Por un lado, la bajada de impuestos y la subida del gasto público (pretende TRIPLICAR el gasto en infraestructuras) va a generar un incremento del déficit público. Por otro lado, si pone en marcha las medidas proteccionistas prometidas, puede “cabrear” a los chinos los cuales son los dueños de un tercio del total de Deuda emitida por el Tesoro USA. Solo con imaginar que los chinos se pongan a liquidar masivamente estas posiciones unido a un incremento del déficit que se podría generar, me pone los pelos de punta de lo que podríamos ver en la evolución de los bonos americanos. Y, les aseguro que si los bonos entran en una espiral bajista, las bolsas sufrirán.

Por último, tenemos la fortísima subida del precio del Dólar. A mi entender, esta subida responde a varios factores. En primer lugar, las posibles medidas de proteccionismo impactan negativamente a los países latinoamericanos (principalmente Méjico y Brasil) los cuales tienen mucha Deuda emitida en dólares. Esto está provocando la venta masiva de esos activos; y ese dinero se está yendo a la bolsa norteamericana. Por otro lado, el riesgo de que durante el año 2017 el populismo consiga un espacio importante en Europa hace que el dinero europeo se dirija hacia la bolsa americana.

Este es el escenario con el que nos encontramos en este momento. Parece obvio, tal y como se comentó al principio, que el mercado se está centrando únicamente en los aspectos positivos y que está dejando de lado los riesgos inherentes de las políticas que se quieren poner en marcha. No hay que olvidar que a finales de enero, Trump asumirá el cargo y que los meses posteriores podrían generar bastante volatilidad.

 

spx

 

En este gráfico se analiza la evolución del S&P500 contado en base diaria desde marzo de 2015, fecha en la que la tendencia alcista que se inició en marzo de 2009 fijó un nuevo máximo histórico (2.120 y 2.135).

Esta zona de precios ejerció de resistencia durante un año hasta que, a principios del pasado mes de agosto, se logró superar de manera consistente. Un mes más tarde, se inició un proceso correctivo, proceso que, unos pocos días antes de conocerse el resultado de las elecciones en los EEUU, perforó la zona de resistencia previa.

Esta ruptura abrió la posibilidad de que todo lo negociado entre principios de agosto y principios de noviembre podría haber sido una gran trampa alcista antes del inicio de un proceso correctivo. Sin embargo, la celeridad con la que se recuperó esta zona hace que esta ruptura deba considerarse como un ‘pullback’ con escape en falso, escape que ha permitido que la reacción posterior haya logrado superar, recientemente, los máximos fijados en agosto.

Este comportamiento elimina el riesgo de que se haya iniciado un proceso correctivo de grado mayor reforzando, con ello, la tendencia alcista general. Sin embargo, la celeridad del movimiento de subida desplegado en noviembre junto al hecho de que la configuración de medias móviles no sea plenamente alcista abre la posibilidad de que, a corto plazo, aparezca un proceso correctivo. Este proceso podría devolver el índice a la zona comprendida entre 2.160 y 2.130 ya que, en caso de profundizar más, volvería a elevar el riesgo de trampa alcista (algo no seguro mientras no se perdiese el 2.084). Posteriormente, sería bastante probable la aparición de otro movimiento de subida antes de marcar un máximo de referencia cerca de la fecha de toma de posesión de Trump, fecha a partir de la cual es altamente probable que el mercado inicie un proceso correctivo más importante a la espera de ver hasta qué punto el nuevo Presidente será capaz de implantar las medidas prometidas durante su campaña.

Por lo tanto, a corto plazo sería razonable esperar la aparición de un proceso correctivo menor que debería aprovecharse para abrir posiciones largas entre el 2.060 y el 2.030, colocando un stop parcial por debajo de 2.120 en términos de cierre y otro stop parcial por debajo de 2.084 en términos de cierre. Estos largos deberían cerrarse entre la primera y la segunda semana del mes de enero, momento a partir del cual se debería volver a posición neutra en el mercado.

Últimas entradas de Yosi Truzman (ver todo)


[related_post themes="flat" id="17249"]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,ACEPTAR

Aviso de cookies