Invertir e innovación | Acacia Inversión
18496
post-template-default,single,single-post,postid-18496,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Invertir e innovación

Invertir e innovación

Estamos inmersos en un periodo de innovación rápida conocido como «la revolución de la información», que sería la tercera fase de gran transformación técnica después de las revoluciones agrícola e industrial. El internet de las cosas, la realidad virtual, la inmuno-oncología y las pruebas genéticas podrían ser algunas de las grandes historias de innovación de esta fase y deberían abrir diversas oportunidades a los inversores.

El auge de los valores tecnológicos

Las tecnologías de la información son un foco de inversión en auge. El NASDAQ y los índices de biotecnología han marcado nuevos máximos históricos este año, mientras que la capitalización bursátil de las empresas de tecnología y biotecnología de EE.UU. superó recientemente a la de todas las empresas cotizadas de los mercados emergentes o a la de todas las empresas cotizadas de la eurozona. Pero ¿justifican las valoraciones actuales cierta cautela? En algunos casos puede ser así, pero existen muchas oportunidades apasionantes.

Centros de innovación

EE.UU. sigue siendo el principal centro de innovación, pero la brecha con Asia continental se ha reducido considerablemente. En especial, los inversores deben ser sensibles al ascenso de China como centro de desarrollo técnico y a las oportunidades que conlleva. En parte, estas pueden medirse por las solicitudes de patentes que encabezan empresas chinas líderes en tecnología y telecomunicaciones, como Tencent, ZTE y Huawei. El gasto en I+D como porcentaje del PIB aumentó desde el 0,5% en 1995 hasta el 2,0% en 2013, si bien este nivel sigue siendo inferior al de otros países asiáticos y europeos; las cifras equivalentes de Corea del Sur y Alemania, por ejemplo, son 4% y 2,9%.

Nanotecnología, energía y materiales limpios, biotecnología y tecnologías de la información y las comunicaciones han sido las principales áreas de interés de los planes quinquenales de China, tanto de los anteriores como del actual. El objetivo de la iniciativa «Made in China 2025» de Pekín es mejorar la calidad de la producción china y situar al país como líder en innovación. China se enfrenta a algunas dificultades en su intento de evitar la trampa de los ingresos medios que ha aprisionado a otras economías en desarrollo. Serán esenciales la desregulación y la reforma de las empresas públicas, así como el éxito en la lucha contra la corrupción. Pero el país ya ha emergido como líder en una serie de tecnologías sofisticadas y cabe esperar que surjan muchas más oportunidades de inversión en innovación en los próximos años.

Ganadores y perdedores

En el sector de la informática, los ganadores de la revolución de la nube serán aquellas compañías que puedan ofrecer soluciones de software avanzadas y seguras a las empresas, de tal forma que estas últimas no tengan que gastar tanto en hardware. Es probable que los perdedores sean aquellos fabricantes de equipos originales (OEM, en inglés) que se especializan en la venta de equipos de centros de datos internos a grandes empresas. Las empresas están gastando mucho más en dispositivos de clientes -sobre todo, tabletas móviles y teléfonos inteligentes- y servicios en la nube, y menos en la capa media de las TI: ordenadores, redes, servidores y equipos de almacenamiento.

Vivir en un mundo conectado

Cabe esperar que el «Internet de las cosas» (IoT, en inglés) sea otro terreno de innovación importante en los próximos años. El IoT está formado por miles de millones de objetos sensoriales que pueden procesar información y comunicarse entre sí mediante conectividad Wi-Fi. Un ejemplo de una empresa de IoT sería Nest Labs, productora de electrodomésticos habilitados con Wi-Fi, controlados por sensores, programables y con funciones de autoaprendizaje, como termostatos y detectores de humo. Nest Labs era una empresa tan prometedora que Google la compró hace unos años por 3.200 millones de dólares. Más en general, el desarrollo del IoT tiene el respaldo de la caída de los precios del hardware -sobre todo, de los microprocesadores ultrabaratos de baja potencia-, la informática en la nube y la creciente conectividad mundial. Los productores de hardware que hacen posible el IoT son los beneficiarios más evidentes, pero pueden existir ganadores de segundo orden en todos los sectores; por ejemplo, empresas de ropa que consiguen incorporar la conectividad a internet en la ropa (por ejemplo, el «Proyecto Jacquard» de Google es una alianza con Levi’s para crear «ropa inteligente»).

logo-fidelity-artículo-domingo-barroso

La realidad virtual ya ha despegado

La tecnología de realidad virtual (VR, en inglés) está avanzando hacia una penetración del mercado significativa. El año pasado llegaron al mercado varios terminales de VR, entre ellos las ya famosas «Oculus Rift» de Facebook. Como ocurre con todas las tecnologías tempranas, aún son muy caros, pero bajarán de precio rápidamente.

No solo el juego podrá beneficiarse: la VR podría utilizarse en sanidad para crear entornos virtuales para el tratamiento de fobias. Ford utiliza un laboratorio de inmersión de VR para saber cómo experimentan sus coches los clientes, mientras que Audi introdujo hace dos años terminales fabricados por Samsung en los concesionarios para permitir a los clientes realizar pruebas de conducción virtuales y especificar el interior del automóvil y las configuraciones antes de la compra. La VR puede utilizarse en contextos educativos, como por ejemplo en la formación de cirujanos, además de ofrecer entrenamiento de inmersión para el personal policial y militar en situaciones que en otro caso pueden ser difíciles de recrear.

De nuevo, es probable que los ganadores en lo que respecta a la inversión se dividan entre los productores de hardware y las empresas que consiguen integrar la tecnología de VR en su oferta de productos y servicios. Entre los primeros, la empresa de informática visual NVidia podría ser una de las principales beneficiarias, junto al especialista en reconocimiento de voz Nuance Communications.

Innovación en salud

Aunque la rentabilidad galopante de los valores de biotecnología en los últimos años significa que los inversores deben ser cautos, el gran volumen de capital que está entrando en el sector salud significa que podríamos estar ante la llegada al mercado de una voluminosa cartera de nuevos tratamientos. Muchos de ellos se basarán en la investigación del genoma humano, que se ha vuelto sustancialmente más asequible para las empresas durante la última década pues ahora puede secuenciarse por unos cientos de dólares.

La inmunoterapia es quizás la oportunidad de innovación en salud más apasionante. En particular, la inmuno-oncología ha pasado de ser relativamente desconocida hace tan solo unos años a ser un área de investigación importante. Intenta utilizar el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer, bien «encendiendo» mecanismos para luchar contra las células tumorales, o bien apagando el mecanismo en las células tumorales que impiden una respuesta natural del sistema inmune. Los analistas de Citigroup predicen que los medicamentos inmuno-oncológicos podrían generar unas ventas anuales de 35.000 millones de dólares a medio plazo y representarán el 60% de los tratamientos contra el cáncer en 2023 (frente al 3% actual). Esto transformaría la faz del tratamiento del cáncer tal como lo conocemos.

Las pruebas genéticas

Tradicionalmente, la salud ha sido un asunto top-down. Los gobiernos y los consejos asesores de salud publican consejos generales para una vida saludable y la prevención de enfermedades, mientras que los médicos proporcionan diagnósticos y tratamientos. Ahora, sin embargo, las pruebas genéticas ofrecen la perspectiva de una prevención y un tratamiento más individualizados en base al perfil genético de cada persona.

Esta tecnología aún está en mantillas y existe un gran debate sobre en qué medida dicha exploración es deseable o ética. Algunos preferirían vivir en la ignorancia acerca de su predisposición genética a sufrir ciertas enfermedades. Sin embargo, más del 20% de los medicamentos aprobados por la Food & Drug Administration de EE. UU. han sido medicamentos de precisión, y se estima que entre el 12% y el 50% de todos los compuestos actualmente en fase de investigación por la industria farmacéutica son posibles medicamentos personalizados. Con el tiempo, parece probable que esta tecnología cambie la sanidad de manera significativa, lo que supondrá que los pacientes tendrán más posibilidades de elección y opciones mejoradas de detección y tratamiento.

Conclusión

Existen diversas oportunidades de inversión en innovación a través de una amplia gama de sectores con empresas de todos los tamaños, desde start-ups hasta compañías establecidas de gran capitalización. Además, muchas empresas chinas y de Asia oriental están dejando sentir su presencia en los mercados tecnológicos, si bien EE.UU. (al menos a medio plazo) sigue siendo el centro líder de innovación en tecnologías de la información.

Los temas analizados más arriba solo son una muestra de algunas de las oportunidades más prometedoras y posiblemente susceptibles de inversión. Este rápido ritmo de disrupción pone en entredicho la eficacia de la inversión pasiva, ya que los índices bursátiles suelen ser un reflejo de los ganadores del pasado. Por otra parte, un enfoque activo basado en el análisis prospectivo puede poner de manifiesto los sectores y valores que probablemente ganen o pierdan a causa de la disrupción, y ofrece a los inversores activos muchas oportunidades para la generación de alfa.

Domingo Barroso
Últimas entradas de Domingo Barroso (ver todo)


[related_post themes="flat" id="18496"]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,ACEPTAR

Aviso de cookies