¿Qué va a ser de esta Europa? Reflexiones desde el sector financiero
22825
post-template-default,single,single-post,postid-22825,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Qué va a ser de esta Europa?

¿Qué va a ser de esta Europa?

Si se observa la toma de decisiones en Berlín desde la distancia, uno sólo puede temer por el país.

Mis colegas me pidieron que no me metiera demasiado con la actuación de nuestros políticos: los fallos son evidentes, el castigo en forma de malos resultados electorales vendrá después, no hay necesidad de una crítica más.

En su lugar, abordemos la política como lo hacen nuestros auditores en nombre de nuestro regulador BaFin. Las palabras clave son la responsabilidad de la dirección, la dotación de personal adecuada, evitar conflictos de intereses, las estrategias formuladas con la documentación adecuada y, por supuesto, la garantía de calidad.

Nuestros riesgos deben ser evaluados. Nuestros empleados deben ser competentes. Se supervisa su autogestión. Los regalos recibidos se registran. Nuestras decisiones deben estar documentadas de forma comprensible. Necesitamos indicadores de rendimiento para nuestro trabajo. Estamos sujetos a auditorías periódicas.

Como proveedor de servicios financieros, ACATIS está obligada a mantener planes de contingencia para todas las eventualidades y a evaluar los riesgos. Con nuestros planes de contingencia, hasta ahora hemos superado bien la desactivación de la bomba en el West End de Fráncfort, hemos sobrevivido a los manifestantes del BCE que tiraban piedras y, actualmente, a la crisis del Corona. El gobierno alemán también tiene un excelente plan de emergencia para pandemias. Es obvio que no se ocupa de ello. Las competencias están documentadas en la Ley de Protección de Infecciones (Infection Protection Act). Simplemente no se ejercen.

Nuestras decisiones individuales sobre acciones, bonos u otros instrumentos financieros deben estar documentadas de forma comprensible. Esto no se aplica a las decisiones políticas. Ni la supresión del servicio militar obligatorio ni el repentino giro nuclear de Fukushima ni la apertura de fronteras en la crisis de los refugiados ni las medidas del Corona siguen una lógica comprensible y documentada. Nunca se han comparado, razonado y decidido entre diferentes alternativas.

Necesitamos indicadores de rendimiento para el trabajo. Indicadores de volumen, indicadores de eficiencia, medidas de velocidad, métricas de rendimiento, índices de error, cifras de nivel de servicio, etc. No hay nada de esto en la política y la administración pública. Entonces, ¿dónde se mide el rendimiento de los ministerios? Ni la rapidez de los tribunales, ni la comparación de la eficacia de los planes de cierre regionales, ni la ausencia de errores de los departamentos de salud, ni la rentabilidad de los vales de mascarillas FFP2: en ninguna parte se definen o miden las métricas de rendimiento. A día de hoy no sabemos cómo son las cadenas de infección, no medimos los residuos virales en las aguas residuales, dejamos que los pequeños empresarios se arruinen en la jungla burocrática, no permitimos que los 400.000 médicos en activo pongan vacunas, no permitimos la vacunación descentralizada.

 

marco regulatorio sector financiero

 

Debemos operar sin conflictos de intereses, debemos registrar cada subvención aceptada en una base de datos de subvenciones. Debemos revelar las transacciones de los empleados. Esto no parece aplicarse a quienes tienen un conocimiento interno especialmente profundo por su función de gobierno o de supervisión y, por lo tanto, intermedian en las mascarillas FFP o especulan con las acciones de Wirecard.

Nos sometemos a auditorías periódicas, con planes de auditoría estrictos y plena transparencia. Aparte de la ACA, el Normenkontrollrat y el Bund der Steuerzahler, no vemos nada a nivel de burocracia. Nadie mide el rendimiento de los gobiernos federal y estatal y sus ministerios.

Nada de esto ocurre en la política. Se hacen planes de contingencia y se ignoran. Los parlamentarios hacen negocios privados. Las decisiones no están lógicamente justificadas. No existen indicadores de rendimiento.

Obtendremos impuestos más altos como resultado de una mala política, junto con una mayor inflación, numerosas quiebras de empresas, más desigualdad y una mayor influencia del crimen organizado con poca burocracia. Además de décadas de litigios por el lío de las prohibiciones y las licitaciones.

Y, por otro lado, tenemos empresarios con recursos que están encontrando de forma pragmática soluciones a la actual crisis coronaria. En primer lugar, tenemos empresas como Centogene, que ha creado estaciones de pruebas PCR rápidas y sin complicaciones en las principales ciudades alemanas, empresas como Heraeus y otras que utilizan lámparas de cuarzo para hacer que el aire interior esté libre de gérmenes y virus, BioNTech y Curevac, que han desarrollado, aprobado y puesto en producción vacunas completamente nuevas en un año.

También tenemos institutos de investigación que tienen mucho que aportar a la pandemia y su simulación. Podrían decirnos qué medidas tienen qué efectos.

Y una y otra vez oímos hablar de políticos, especialmente alcaldes, que desarrollan de forma independiente conceptos basados en la razón pragmática y no en el consenso y la sensatez, y que tienen éxito al hacerlo.

La política alemana no es una cuestión de objetivos y eficacia, sino de justicia y razonabilidad. Y cuando algo se vuelve difícil, se hace una ley, se promulga una prohibición y se inventa un formulario. La complicación es el credo alemán.

Liberar de una vez la energía de este país, establecer objetivos de resultados, pensar de forma económica, actuar de forma comprensible, dejar que florezcan las iniciativas, utilizar la burocracia de forma positiva. Permita un poco de caos, pruebe conceptos alternativos y ofrezca incentivos en lugar de castigos. Resuelvan los problemas, no se limiten a gestionarlos.


Con la sección “Porque no sabemos de todo” buscamos ofrecerles otras opiniones, las de grandes profesionales del sector de la inversión. Acacia Inversión se enorgullece de contar con las aportaciones de nuestros invitados y está muy agradecida por su colaboración, aunque debemos advertir que las opiniones que ellos expresan en sus artículos pueden no coincidir necesariamente con las de nuestro equipo. Algo que, en todo caso, es un motivo más de satisfacción pues muestra la absoluta libertad que queremos ofrecer a los invitados, en beneficio de nuestros clientes.

Dr. Hendrik Leber
Últimas entradas de Dr. Hendrik Leber (ver todo)


[related_post themes="flat" id="22825"]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,ACEPTAR

Aviso de cookies