¿Cómo piensa un gestor de fondos de renta variable? | Acacia Inversión
19186
post-template-default,single,single-post,postid-19186,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Cómo piensa un gestor de fondos de renta variable?

¿Cómo piensa un gestor de fondos de renta variable?

Quería compartir con ustedes mi propia experiencia como profesional en la gestión de activos especializado en renta variable. Acercándoles de la manera más didáctica posible nuestra forma de pensar, reflexionar e invertir en bolsa.

En mi entorno más cercano, invertir en bolsa es considerado una especie de juego de azar donde la probabilidad de perder dinero es elevada. Esta afirmación es extrapolable a una mayoría de ahorradores que se sienten más cómodos colocando sus ahorros en plazos fijos o depósitos. ¿Cuál es la explicación a este rechazo generalizado a la renta variable?: en mi opinión, la educación financiera actual es pobre e inexistente en las aulas de colegios e institutos generando una cultura financiera escasa. Es de suma importancia, en una sociedad moderna, potenciar los conocimientos financieros para dotar a las nuevas generaciones de capacidad de entendimiento y decisión en materia de inversión. 

¿Cómo entiendo la bolsa y qué ventajas nos proporciona?: por favor, hagan este ejercicio de reflexión, piensen en un negocio, sin importar el tamaño, en el que se fijan diariamente por su éxito. Seguramente se habrán planteado alguna vez la posibilidad de ser socio del mismo. Este sentimiento es extrapolable a la bolsa con la ventaja de facilitarnos dicha posibilidad. Nos permite invertir en negocios rentables, contrastados, bien gestionados, solventes siendo dueños de un trozo del capital. En definitiva, ser inversores de una compañía nos permite beneficiarnos de la creación de valor intrínseca de la misma.

logo de intermoney gestión SGIIC

¿Cuáles son las características en las que nos fijamos a la hora de seleccionar una compañía?: la bolsa es un inmenso escaparate de compañías donde todos los días nos ofrecen la opción de comprar o vender acciones. Por tanto, es necesario realizar un trabajo de selección exhaustivo basado en el análisis y estudio de los modelos de negocio de las compañías para extraer si atesora ventajas competitivas. Entrando en detalle, hay que tratar de entender cómo gana dinero, quiénes son sus clientes y proveedores, por qué es más o menos rentable que sus competidores, quién/es es/son sus accionistas de referencia, qué se hace con el dinero que genera. En definitiva, buscamos compañías que producen un bien o servicio difícil de replicar, con un endeudamiento razonable y una asignación prudente de la caja que genera, priorizando el fortalecimiento del propio negocio.

¿Cuál es el horizonte temporal óptimo en la inversión en bolsa?: El largo plazo, un mínimo de 3-5 años, en línea con la duración del plan estratégico diseñado por el equipo directivo de la propia compañía. Por tanto, deben entender que cuando tomamos la decisión de invertir en una compañía no lo hacemos para vender al día siguiente o la próxima semana o mes. No jugamos a ser adivinos. Nadie sabe que van hacer las bolsas en el corto plazo. La miopía del cortoplacismo es desde mi punto de vista uno de los errores clásicos en la inversión en bolsa del ahorrador minorista. Sin ir más lejos, nosotros tratamos de aprovecharnos de dicha irracionalidad del corto plazo guiada por emociones humanas.

Para entenderlo mejor, pongamos un ejemplo real. Imaginemos que una compañía de calidad presenta un beneficio trimestral, semestral o anual ligeramente por debajo de las estimaciones de los analistas. Es probable que sufra un castigo instantáneo por esta razón. Si analizamos cuál es la razón y deducimos que su ventaja competitiva no se ha visto afectada es probable que se genere una oportunidad de compra.

Por tanto, dada la irracionalidad imperante en el corto plazo, puedes beneficiarte adquiriendo un “trozo” de la compañía pagando un precio muy por debajo de su valor fundamental, similar a ir de rebajas a un centro comercial a comprar una televisión o unos zapatos.

En conclusión, la estrategia “aburrida” basada en esperar pacientemente a que el mercado valide tu tesis de inversión no goza de la simpatía de la mayor parte de los actores de mercado. Por tanto, es una gran fuente de generación de oportunidades reales de inversión. Por supuesto, la implementación de dicha estrategia sólo es posible si el gestor del fondo cuenta con libertad e independencia.

 


Con la sección “Porque no sabemos de todo” buscamos ofrecerles otras opiniones, las de grandes profesionales del sector de la inversión. Acacia Inversión se enorgullece de contar con las aportaciones de nuestros invitados y está muy agradecida por su colaboración, aunque debemos advertir que las opiniones que ellos expresan en sus artículos pueden no coincidir necesariamente con las de nuestro equipo. Algo que, en todo caso, es un motivo más de satisfacción pues muestra la absoluta libertad que queremos ofrecer a los invitados, en beneficio de nuestros clientes.



[related_post themes="flat" id="19186"]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,ACEPTAR

Aviso de cookies