Escenario Acacia 2017: El bueno, el feo y el malo | Acacia Inversión
18628
post-template-default,single,single-post,postid-18628,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Escenario Acacia 2017: El bueno, el feo y el malo

Escenario Acacia 2017: El bueno, el feo y el malo

Arranca el año y los financieros debemos cumplir con esa tradición, ya tan esperada como las rebajas, de vaticinar el comportamiento de los mercados en los próximos 12 meses. Y no seremos nosotros quienes rompamos con esa costumbre, aunque sí trataremos de hacerlo desde otro prisma. De ese modo, dividiremos nuestro comentario en tres bloques, haciendo un homenaje a la mítica película de Sergio Leone y Clint Eastwood: en el malo seremos críticos con dichos pronósticos, en el bueno analizaremos el positivo escenario que atisbamos y en el feo pondremos sobre la mesa lo que podría hacer que este descarrilase.

EL MALO

Comencemos con el malo:

Debemos quitar relevancia a la capacidad de adivinar el futuro que tienen los expertos ya que nadie tiene la bola de cristal. Tomen como ejemplo este artículo. Usted podrá leer decenas de vaticinios, incluido el nuestro, basados en modelos cuantitativos, la experiencia profesional o la mera intuición pero nadie acertará. ¿Quiere decir esto que resulta un ejercicio inútil? La respuesta es no, ya que debe servirle para plantear una estrategia de inversión: debe tener un escenario principal (el nuestro se lo cuento a continuación), valorar múltiples escenarios alternativos, otorgarles probabilidades y finalmente construir su cartera de forma coherente con todo ello.

Incluso a veces, acertar tampoco es suficiente, sirva de ejemplo lo sucedido en este año 2016 que dejamos atrás. Imagínese que hubiera sido capaz de augurar el brexit, la victoria de Trump o el rescate de la banca italiana… seguro que hubiera dado por hecho el batacazo de las acciones. Reflexione ahora sobre la subida que se hubiera perdido.

Asimismo y siguiendo con esta diatriba, pongamos en entredicho la utilidad para sus inversiones de esa costumbre tan humana de compartimentar el tiempo. El año tenía sentido cuando éramos agricultores, pero ¿qué relevancia específica tiene para los mercados el período específico de enero a diciembre?

EL BUENO

Una vez expuestas estas reticencias iniciales, arranquemos ya con nuestro escenario principal para 2017. Para ello, hemos de pedirles que tomen cierta perspectiva temporal para poder observar el ciclo económico en el que se encuentran las diferentes regiones y sus mercados. Es aquí donde llega el bueno, porque las cosas no están tan mal como podríamos creer:

Estados Unidos

Vemos escaso recorrido a su Bolsa:

· Cierra el año en máximos, si bien es cierto que no se trata de un argumento válido para un inversor, ya que los máximos están para romperse.

· La clave son las valoraciones, las cuales, aún no estando en burbuja, no resultan atractivas. Y aunque ello no es causa suficiente para esperar una corrección, sí lo es para anticipar escasas rentabilidades a futuro.

Una economía en crecimiento:

· Lleva varios años de recuperación, aunque se encuentra lejos de los ritmos pre-crisis.

·Crecimiento apoyado en las extraordinarias medidas de estímulo de la Reserva Federal que ahora empiezan a ser retirar.

· Es un ciclo económico que parece maduro, pero debemos recordar que las crisis no llegan por el paso del tiempo sino por el sobrecalentamiento de la economía, y, como hemos dicho, estamos lejos de los grandes crecimientos de antaño.

Las claves a las que debemos estar atentos para que el escenario no empeore son:

· ¿Cómo llevará el enfermo que le quiten las medicinas tras tantos años de dependencia? ¿Cómo se verá afectado el crecimiento por las decisiones de la Reserva Federal?

· El nivel de dólar, que puede hacer más daño que la mencionada subida de tipos de interés.

· Trump y su efecto en el comercio global. ¿Cómo encajará su neoproteccionismo en un mundo interconectado?

Europa

En el plano macroeconómico:

· Parece que la demanda interna comienza a tomar tracción y se une como motor del crecimiento a las exportaciones, que seguirán favorecidas por la debilidad del euro.

· La recuperación está quedando oculta por el calendario de elecciones, y creemos que la economía europea será la sorpresa del 2017.

gráfico-comparación-índices-SPX-y-SXXP

Por tanto, creemos que por fin será el año de la bolsa europea:

· El argumento popular, hasta ahora, era que los índices de renta variable estaban lejos de máximos y debían recuperar, pero se trataba de una aproximación pobre, ya que el mal comportamiento relativo se debía a que sus empresas apenas habían mejorado sus beneficios desde el estallido de la crisis. (Haga clic en el gráfico para agrandarlo)

· Ahora, la comentada mejora en la economía, un reducido coste financiero debido a los tipos bajos y un euro debilitado que facilitará las exportaciones nos hacen pensar que los resultados empresariales europeos por fin repuntarán y el comportamiento de su bolsa mejorará.

· Asimismo, la clave también estará en el comportamiento de la banca, dado su peso en los índices bursátiles y su papel predominante en la financiación de la economía europea. El alivio que ha supuesto la subida de los tipos de interés para sus cuentas de resultados ha resultado clave en el buen fin de año bursátil.

Pese a ello, en el viejo continente debemos vigilar los siguientes aspectos que podrían deslucir las perspectivas:

· El auge del populismo en las consultas electorales de este año (Francia y Alemania, como más destacados) aupado por una clase media que se considera única perdedora de la crisis, frente a las clases medias de los países emergentes.

· No debemos olvidarnos del aún no ejecutado brexit.

· El riesgo de que Europa siga los derroteros que sufrió Japón en los 90: envejecimiento de la población, presiones deflacionistas, banca zombie…

Emergentes

Han sido los últimos en sufrir las consecuencias de la crisis subprime de EEUU, la cual tambaleó los cimientos de Europa y que en los últimos años ha puesto en entredicho a estos países destinados a ser la fuente de crecimiento global.

Si a esto le sumamos los miedos generados por Trump, que han castigado sobremanera a ciertas inversiones emergentes.

Creemos que nos encontramos ante una buena oportunidad de posicionarnos en activos con una valoración muy atractiva.

EL FEO

Por último, como podrán intuir por el encabezado de este post, entra en escena el feo. O los feos, ya que son dos, que podrían hacer que los mercados sufrieran este año:

El endeudamiento, es el problema de fondo que sigue latente pese al escenario esperanzador que hemos planteado. En los países desarrollados simplemente ha habido un cambio de cromos entre estados y agentes privados, mientras que los emergentes han seguido hinchando el globo de la deuda.

En el corto plazo, nos preocupa la excesiva complacencia de los inversores, que han pasado de un extremo a otro en apenas tres meses:

Este escenario llamado “Reflation Trade”, que ahora está en boca de casi todos los analistas, consiste básicamente en:

· Repunte de la inflación y mayor crecimiento…

· Una normalización (aumento) de los tipos de interés y una subida de las bolsas.

Cuando hablamos de esta visión de mercados a principios de septiembre de 2016 resultaba una visión muy rupturista.

Es por eso, que este reciente exceso de optimismo del consenso, nos lleva a ser cautos, ya que si bien es cierto que las bases económicas permanecen, creemos que el mercado se encuentra actualmente en su versión más complaciente:

· Sólo se ve los aspectos positivos de la victoria de Donald Trump, negando los posibles escenarios negativos.

· El mercado ha corrido mucho y muy rápido, recogiendo ya parte de los potenciales beneficios.

ESTRATEGIA

¿Qué vamos a hacer en Acacia Inversión? Uniendo todas estas ideas, de cara al arranque de año hemos tomado las siguientes decisiones sobre nuestras carteras:

Dado que las volatilidades están en mínimos, síntoma de la comentada complacencia tras un año complicado, nos ha parecido un buen momento de aprovecharlo y realizar coberturas en las carteras a un coste atractivo.

Asimismo, aun siendo optimistas para el conjunto del mismo, hemos recogido beneficios, reduciendo nuestra exposición a activos de riesgo tras habernos posicionado adecuadamente para el rally vivido en el último trimestre del año: largos de bolsa, largos de banca y con duración cero.

Miguel Roqueiro
Sigueme
Últimas entradas de Miguel Roqueiro (ver todo)


[related_post themes="flat" id="18628"]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,ACEPTAR

Aviso de cookies